Estancia

Cuenta la leyenda que en Tailandia se duerme por muy poco dinero. Entramos por primera vez en la web Airbnb y la primera habitación para alquilar que encontramos costaba 16€, de diseño y encarada a una calle de balcones muy coloridos. Algo que aquí costaría 60€ mínimo, así que ya apuntaba alto el tema, se nos iluminó la mirada y nos entró una risa tonta de los nervios y la emoción de lo que podríamos vivir en el país asiático.

En esa web encontramos las opciones de alquilar habitaciones privadas, compartidas y la casa entera, toda para nosotros y nuestros mochilones, así sería llegar y hacer tranquilamente un Time Lapse de la primera visión de Bangkok. En nuestro caso buscábamos que el apartamento tuviese WiFi y cocina, para y poder actualizar el contenido del blog con respecto a la llegada y para cocinar en casa y poder reducir costes de comida. Muy importante la localización, ya que nos da la impresión de que la capital es muy extensa y para movernos de un punto a otro deberíamos desplazarnos mucho y perder tiempo. Como el tiempo es dinero también hay que ahorrarlo y sobretodo, aprovecharlo.

Couchsurfing, concepto de ofrecer acogida a viajeros en casas privadas, sofá, cama, o de lo que se disponga sin intercambio de dinero, un ofrecimiento desinteresado que te enriquece de nuevos conocimientos y vivencias que traen los viajeros. Principalmente el atractivo y la utilidad que le encontramos es la posibilidad de que alguien pueda orientarnos y descubrirnos los secretos de la ciudad. Eso de ponerse delante de un edificio reconocido, ponerte delante de la cámara y salir repetidamente con la misma postura erguida es algo que no nos va. Queremos explorar, ser tailandeses, he dicho.

Una amiga muy viajera, Marta, cuyo blog tenéis que visitar ya que descubriréis cómo está siendo su experiencia en Dubai como azafata de vuelo, nos aconsejó llevar siempre con nosotros una guía. Con ella podemos consultar disponibilidad en cada zona para comer, dormir, divertirnos… vaya, cubrir las primeras necesidades. Una de estas es Lonely Planet, de las más completas y utilizadas a nivel mundial, un pedazo de libro en inglés al que recurriremos en momentos de perdición, o sea, cada 2 por 3, y pediremos muy amablemente a los transeúntes si nos pueden echar una mano, los cuales o se reirán de nosotros o se reirán con nosotros; sólo hay esas dos posibilidades al ver a 2 chicos con la cara de primerizos viajeros que nos delata, intentando pasar desapercibidos en un ambiente completamente distinto al nuestro habitual. No se puede disimular.

Como último punto nos interesan las Guest House, hostales económicos. Esta información nos la aportó un amigo que viajó a principios de verano a Tailandia, Isaac, el primero en trasladarnos maravillosas opiniones sobre Tailandia. Sus recibidores y comedores son puntos de reunión para los huéspedes, oportunidades para hablar con otros viajeros y encontrar rutas comunes, para economizar los costes del viaje y, por supuesto, conocer gente nueva que te pueden adelantar trucos para viajar o puedes empatizar con ellos si están igual de perdidos que nosotros. Incluso podríamos llegar a ser nosotros quienes podamos contar algo interesante a los demás, pero tiempo al tiempo. Empezaremos por contaros todo lo que podamos a vosotros y os pueda servir de ayuda en vuestro futuro viaje, distraeros y tranquilizaros si sois nuestros padres, madres, hermanos y amigos que sufrís por estas dos cabezas locas. Ah no, que somos pollos sin cabeza. Por eso sufren quiénes nos conocen, por eso…

Como veis esto es un viaje guiado por recomendaciones de todo lo que nos cuentan los que saben más que nosotros, nos dejamos aconsejar. Estos son los recursos con los que partimos de base, allí tal vez conseguimos más, e iremos combinándolos para conocerlos todos y beneficiarnos de los puntos fuertes de cada uno y aprendiendo de los puntos más oscuros para evitar caer en los mismos errores e ir mejorando nuestra experiencia de viaje.

Nuestra decisión para los primeros días: ¡apartamento para nosotros! Yupi, chachi yeeeee. Gran idea de Alana (según Alba, él es muy modesto para decirlo) y con gran resultado: regatear en Airbnb a nuestro anfitrión. ¡Nos bajó el precio de las nubes a los suelos! Así que tendremos 4 días de descanso, buenas vistas, buenas instalaciones, espacio, wifi… algo irrepetible en nuestro viaje hasta la vuelta. Buena entrada en Bangkok, sin duda. Os contaremos si es cómo parece, y falta muy poco para eso.

Anuncios

- Vuestros comentarios son muy importantes para nosotros :), seguro que tienes algo que contarnos!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s